29 agosto, 2019

Por incumplimientos, el Gobierno argentino rescinde contratos de energía renovable a Enerray e inicia investigación de su expediente en el PERMER

Por incumplimientos y supuesta adulteración de información, la Subsecretaría de Energías Renovables decidió romper el vínculo contractual sobre 5 de los 12 lotes adjudicados en el marco de la Licitación Pública Nacional N°3 del año 2016. Los argumentos oficiales.

El 30 de noviembre del 2016, la UTE ‘Argentina Solar Off-Grid Electric’, liderada por la empresa multinacional Enerray, resultó adjudicataria de todas las obras de la Licitación Pública Nacional N°3 del PERMER, comprometiéndose a proveer e instalar equipos fotovoltaicos en viviendas rurales de Corrientes, Chaco, Rio Negro, Tucumán, Salta, Neuquén, Santa Cruz y San Juan.

“Argentina Solar Off-Grid Electric (UTE) ofreció los precios más bajos en todos los lotes (12 en total), además de contar con la experiencia y el respaldo financiero requerido para calificar en las ofertas, recomendando la adjudicación a esa UTE por la totalidad de los lotes licitados”, indican desde el PERMER. Las obras están valuadas en un monto superior a los 17 millones de dólares.

Sin embargo, esta mañana, en Boletín Oficial, fue publicada la Disposición 100, con la firma del subsecretario de Energías Renovables de la Nación Sebastián Kind, donde se informa la rescisión de contratos de 5 de los 12 lotes.

Lea también: «Atrasos en instalaciones del PERMER: evalúan pedido de prórroga de la empresa que debe instalar paneles solares en viviendas rurales de 8 provincias»

Según detalla la disposición, Enerray no sólo se atrasó en las obras, a pesar de que oportunamente se le concedió prórrogas, sino que adulteró informes elaborados por autoridades nacionales que advertían que los equipos fotovoltaicos que querían instalar no eran de la calidad que correspondía.

Por tal motivo, durante el mes de septiembre la Dirección Nacional de Promoción de Energías Renovables y Eficiencia Energética realizará un  relevamiento del estado de avance de la ejecución de los contratos y de las instalaciones efectuadas hasta el momento para determinar el grado de incumplimiento y las multas a aplicar a Enerray.

Adulteración de informes

Según detalla la Disposición 100/2019, la Universidad Nacional de Rio Cuarto realizó ensayos sobre los equipos fotovoltaicos que Enerray iba a utilizar en las instalaciones adjudicadas, “con el fin de comprobar la calidad y el cumplimiento satisfactorio de las condiciones funcionales y operativas para cada parte de la provisión”, indican.

Durante las pruebas, la casa de altos estudios detectó “insuficiencia” con relación a la potencia pico alcanzada por alguno de los módulos fotovoltaicos.

“Las diferencias detectadas se encontraron en los Lotes 3 (Provincia de Tucumán), 5, 6 y 7 (Provincia de Río Negro) y 10 (Provincia de Neuquén)”, precisan. Cabe recordar que se adjudicaron un total 12 lotes, todos a la UTE Argentina Solar Off-Grid Electric, liderada por Enerray.

De acuerdo a lo precisado en la Disposición 100/2019, “la contratista (Enerray) alteró el informe que envió oportunamente la Universidad Nacional de Rio Cuarto, cambiando la conclusión a la que se arribara y agregando datos en una planilla; no obstante, mantuvo las firmas originales de las autoridades de la mencionada alta casa de estudios”.

“La contratista envió a los Gerentes de Obra de las Provincias de Neuquén, Río Negro y Tucumán el resultado de los informes con las modificaciones por ella introducidas, con fecha 30 de agosto de 2018 (Lote 10 de la Provincia de Neuquén y Lotes 5 y 6 de la Provincia de Rio Negro), 31 de agosto de 2018 (Lote 7 de la Provincia de Río Negro) y 5 de septiembre de 2018 (Lote 3 de la Provincia de Tucumán)”, detallan.

Cuando el PERMER identifica esta maniobra, Enerray argumentó en una presentación que se trató de una mera negligencia, que se había anexado erróneamente los archivos incorrectos que ellos mismos habrían producido, es decir aquellos que fueron modificados, guardando la apariencia de ser los originales y manteniendo las firmas de las autoridades de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

Lea también: «Empresa adjudicataria de 8.500 instalaciones fotovoltaicas del PERMER pide prórrogas en los plazos de ejecución: los argumentos»

Sin embargo, desde el PERMER señalan que “la contratista no acompañó documentación que brinde verosimilitud a su versión de los hechos, ni acreditó adecuadamente que existieran intercambios de correos electrónicos con la Universidad Nacional de Rio Cuarto”.

Además, agregan: “no existe posibilidad de que se tratara de un mero error involuntario, toda vez que los ensayos emitidos por la Universidad Nacional de Río Cuarto se enviaron en diferentes días y en distintos días también se enviaron a los Gerentes de Obra, con el informe adulterado”.

También señalan que para dar cuenta de esta falta es necesario realizar un examen minucioso sobre los informes, donde se requiere cotejar documentación.

“Al haberse modificado deliberadamente el resultado de los ensayos realizados y ser enviados con esas alteraciones a los Gerentes de Obra de las distintas Provincias, quedó configurada la práctica desleal, descartando la posibilidad de que se trate de un mero y simple error involuntario”, señalan.

Y determinan: “la adulteración de los resultados de los ensayos impide la prosecución del vínculo contractual, en función de la falta en que se incurriera, resultando procedente la rescisión de los contratos respectivos (Lotes 3, 5, 6, 7 y 10) por exclusiva culpa del contratista, de conformidad con lo establecido en el punto 42.2, punto c) de la Sección VII. Condiciones Generales del Contrato que integra el Pliego de la licitación”.

Dejanos tu comentario sobre este artículo

Volver a home

Ingresá tu email