27 junio, 2019

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
info@energiaestrategica.com
Twitter: @energia1234

Opinión: Brasil y su sistema de licitaciones de generación

Florencia Ortiz, socia del estudio Ortiz & Asociados, analizó en una columna de opinión para Energía Estratégica la evolución de las subastas de energías renovables en Brasil.

Por Florencia Ortiz

En el Encuentro Empresarial de Energías Renovables se sugirió que, tal vez, Argentina debiera adoptar el modelo brasileño y realizar licitaciones de energías renovable a largo plazo, tal como las licitaciones A-6 o A-4 que se llevan a cabo en el país vecino.

En efecto, en Brasil, el próximo 28 de junio se llevará a cabo la licitación A-4 (la primera en la época de Bolsonaro) mientras que en octubre tendrá lugar la denominada licitación A-6. ¿Qué significa esto?

La licitación de octubre se denomina A-6 porque los proyectos adjudicados deben estar conectados a la red y operativos el 1 de enero de 2025, es decir en 6 años, de ahí que sean denominadas A “menos” 6 (o A-6).

Ahora bien, ¿qué ventajas y/o desventajas tiene el modelo de licitaciones a largo plazo frente al modelo presentado por RenovAR?

Primero: una Introducción al Sistema de Licitaciones de Brasil

En el modelo brasileño, las licitaciones de energía de fuente renovable son coordinadas por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica –ANEEL bajo las directrices y de acuerdo al cronograma establecido por el Ministerio de Minas y Energía-MME.

En 2019, se estableció un plan trienal con dos licitaciones de “energía nueva” por año, una A-4 y una A-6.

Las licitaciones de energía nueva son las que contratan nueva capacidad para hacer frente a la creciente demanda energética indicada por las distribuidoras y se diferencian de las denominadas licitaciones de “energías de reserva” que son contratadas por el Ministerio de Minas y Energía-MME a efectos de contar con energía complementaria para aumentar los márgenes de reserva del sistema.

Ambas se llevan a cabo por medio de plataformas electrónicas donde, inicialmente, se registran los oferentes que son precalificados. La subasta se realiza por internet en tiempo real en base a la demanda informada por las distribuidoras. Hay un precio base que va disminuyendo en las distintas rondas. Este proceso, denominado “subasta de reloj descendente” termina cuando se logra un equilibrio entre la oferta y la demanda.

Recientemente, se ha incorporado asimismo la posibilidad de realizar el registro del proyecto y precalificación apenas por vía electrónica en el sistema AEGE (eliminando las presentaciones físicas) y asimismo la posibilidad de aplicar el registro de un proyecto en una licitación para otra (en la medida que no se alteren las características técnicas del mismo), con importantes ahorros para el sector en su conjunto.

Las ventajas

Desde el año 2017, el MME pasó de licitaciones de A-3 y A-5 a A-4 y A-6, es decir que se resolvió ampliar aún más el plazo de entrada en operación comercial de los proyectos.

Los plazos podrían parecer extensos para proyectos de algunas fuentes, tal como la fuente solar fotovoltaica que tiene plazos de construcción y puesta en marcha bastante inferiores a 6 años. Tal es así que la licitación A-6 de octubre será la primera vez en que se permite a la fuente solar fotovoltaica participar en un A-6. Para esta licitación, ya están registrados 1829 proyectos, por un total de 100 GW (si, efectivamente, son GW).

Mas allá de las ventajas de transparencia y eficiencia del sistema de subastas online, creo que la gran ventaja del sistema brasileño es su previsibilidad.

El desarrollo y anuncio de un plan trienal con licitaciones programadas anuales permite a los inversores planificar inversiones y previsionar gastos para el mercado brasileño.

Por decreto, se estableció asimismo que en marzo de cada año se deben dar a conocer las licitaciones del año. Se considera que la predictibildad es un factor clave. En efecto, la previsibilidad no es solamente relevante para el desarrollador y fabricante (que ya alocan recursos a Brasil, quedándose tal vez con menor capacidad financiera para otros países) sino también para las entidades financieras, para las distribuidoras y para el sistema en general.

Otro aprendizaje de Brasil tiene que ver con la interdependencia entre generación y transmisión. En Brasil entre 2010-2013 se aceleraron las licitaciones por energía de fuente eólica y las plantas estaban construidas antes de que estuvieran listas las líneas de transmisión. La responsabilidad era del Estado y le terminó costando a los consumidores más de USD 1 billón.

En definitiva, está claro que no hay una fórmula única que se adapte a todos los países ya que cada sistema tiene complejidades y desafíos propios. Sin embargo, tal vez la previsibilidad sea una virtud objetiva, un factor trasladable a cualquier sistema eléctrico al igual que la flexibilidad para buscar mejoras contínuas.

*Florencia es socia de Ortiz & Asociados y abogada admitida a la orden de abogados- OAB de Brasil.

Dejanos tu comentario sobre este artículo

Volver a home

Ingresá tu email