11 junio, 2019

Juliana Tascón de SolarPack sobre el mercado colombiano: “Hay vida después de la subasta” de energías renovables

Para la responsable de la compañía española en Colombia, será importante que la nueva versión de la subasta a largo plazo de energías renovables sea exitosa, pero explica que el proceso no se agotará allí. ¿Qué opina la especialista sobre las nuevas modificaciones que propone el Ministerio de Minas y Energía?

En el marco del evento internacional Energyear, llevado a cabo los días 29 y 30 de mayo en Medellín, María Juliana Tascón, es responsable de SolarPack en Colombia, habló con Energía Estratégica LATAM y analizó la subasta. Opinó sobre la posibilidad de que la empresa compita y se mostró optimista en que el Gobierno habilite nuevos mecanismos de contratación a largo plazo para el mercado regulado.

¿Qué condiciones debieran darse para que SolarPack finalmente decida participar en la subasta de energías renovables?

Lo primero que me interesa remarcar es que hay vida después de la subasta. Pero esta subasta, como punto de partida, ha sido bien importante como política de gobierno para impulsar las energías renovables en Colombia.

En este país no hay una cultura de contratación a largo plazo, y esta subasta puede ayudar a empezar a pensar en este tipo de esquema: a que los proyectos se desarrollen y se empiecen a filtrar los proyectos que son serios de los que no lo son.

Nosotros, como SolarPack, tenemos proyectos listos para participar en la subasta. Pero, más allá de ello, cosa distinta es que los mecanismos que se están planteados sean o no atractivos para nosotros.

Sabemos que se están pensando otros mecanismos competitivos para poder atender el mercado regulado que no está siendo aludido por contratos de largo plazo. Entonces, participar o no de esta subasta depende de qué tan atractivo sea el producto que se ofrece y la participación activa de la demanda.

En este sentido, como opinión puramente personal, creo que si la demanda sigue poniendo un precio esto podría no funcionar porque ya lo vimos en la primera subasta, donde los precios fijados eran de 90 pesos el kWh mientras que en el mercado pagan 190 pesos el kWh.

Yo creo que el cambio del producto, que es más favorable para la demanda, no solucionará este problema.

Es decir, estamos listos para ir a esta subasta pero el punto es cómo va a participar la demanda.

Lea también: “Subasta de energías renovables sin la demanda: las propuestas de SolarPack y su carpeta de proyectos para el mercado colombiano”

¿Considera que esto puede resolverse si se obliga a la demanda participar?

Pero de todos modos puede fallar. Porque la demanda no está acostumbrada a poner precios. En Colombia ningún mecanismo competitivo de contratos de largo plazo se ha hecho con la demanda poniendo precios. En todas las licitaciones, la oferta pone un precio.

Entonces, si bien se puede reglamentar esta obligatoriedad de ir a contratar, restará ver a qué precios decidan participar.

¿Cuántos proyectos tienen listos para participar en la subasta?

Tenemos alrededor de 200 MW listos y otros tantos en carpeta, pero que no están listos para participar.

¿Están estudiando desarrollar algunos de estos proyectos para el mercado bilateral?

Estamos analizando la posibilidad. Pero lo cierto es que no hay una cultura a largo plazo de PPAs con clientes del mercado eléctrico en este momento. Si se logra, son contratos a unos 8 años, con lo cual todo se torna más complejo.

¿Qué objetivo tiene SolarPack para el mercado colombiano en este 2019?

Nuestro objetivo es poder desarrollar los 200 MW que le comenté.

¿Pero cómo?

Hablamos de que hay vida después de la subasta. Y esa vida yo creo que la ha dado la Resolución 1114 cuando define que si se estructuran mecanismos competitivos, en donde se celebren contratos de largo plazo, y esos contratos se pueden trasladar a la demanda, esa es la vida que yo creo que debemos lograr. Es decir, estructurar ese tipo de mecanismos para poder atender al mercado regulado que hoy está desatendido.

En Colombia, el mercado regulado corresponde al 80% de la demanda y no tiene cobertura de contratos a largo plazo, quedando sujeto a la volatilidad del mercado, que es tremenda.

Dejanos tu comentario sobre este artículo

Volver a home

Ingresá tu email