10 junio, 2019

Juan José Angulo Martínez

Por Juan José Angulo Martínez.
jangulo@angulomartinez.com
Twitter: @jja2011

Dejen jugar a las renovables e implementemos el VAR de la energía

En una columna para Energía Estratégica Colombia, el abogado especialista en energía, Juan José Angulo*, problematiza sobre la restricción del transporte eléctrica para el despacho de centrales de energías renovables no convencionales, como la eólica y la solar. ¿Cuál es su sugerencia?

Angulo Martínez & Abogados. Boston, Massachusetts. Llegando la Copa América, Colombia debe saber que también está jugando otro partido definitivo para la vida de los colombianos: el minuto 90 de la final por la Copa Mundial de su sector eléctrico.

La calidad de vida de todos los colombianos está directamente relacionada con la electricidad. Desde una nevera para conservar alimentos, poder cargar el celular y acceder a internet, hasta producir los bienes y servicios que el país consume y los que exporta; todo esto requiere electricidad e influye en el bienestar de los colombianos.

El costo de la electricidad siempre es trasladado a los hogares, directamente en la “factura de la luz” o indirectamente en el precio de los bienes y servicios. Por esta razón, la Constitución y la Ley imponen al Estado la obligación de garantizar que el servicio de electricidad se preste al menor costo posible para los usuarios.

La fórmula que la Constitución de 1991 y las Leyes 142 y 143 de 1994 establecieron para garantizar lo anterior, fue permitir la competencia y la iniciativa privada en sectores como la electricidad. De ahí surgió otra obligación a cargo del Estado: garantizar condiciones de competencia.

En todo partido de fútbol hay dos equipos, una cancha y un árbitro. ¿Podría un arco ser más grande que el otro? ¿O el terreno de juego ser más corto de un lado que del otro, o más elevado de un lado que del otro? ¿A alguien se le ocurre que en la entrada del estadio, el árbitro no permitiera el ingreso a un equipo jugador?

Los deportes nos muestran, en términos sencillos, en qué consiste tener condiciones de competencia.

Aunque en materia de electricidad hay múltiples complejidades que no se pueden desconocer, hoy existe una problemática que se puede describir en términos sencillos: para jugar el partido de la energía, los proyectos, que son los jugadores, necesitan llegar a la cancha. La única forma de hacerlo es a través de la conexión a la red.

Una de las principales barreras de entrada que encuentran los proyectos de energía renovable es que el Estado no les está concediendo acceso a la red. Esto equivale a que en la entrada del estadio, el árbitro del partido no permitiera el ingreso a un equipo jugador.

Lea también: «En la discusión sobre el Plan Nacional de Desarrollo de Colombia se esperan modificaciones que favorezcan inversiones en energías renovables»

La conexión como barrera de entrada es, además, una problemática nueva en el sector eléctrico de Colombia. Mientras en la Subasta de Cargo por Confiabilidad, diseñada en 2006 y realizada en tres oportunidades (2008, 2011 y 2019), no se requiere tener conexión aprobada para participar – por el contrario se da prioridad de conexión a quienes la ganan – en la nueva subasta de renovables ensayada sin éxito este año y cuyas reglas apenas terminan de diseñarse, se impide participar a quienes no tengan conexión.

La conexión a la red tiene el efecto de impedir o permitir el ejercicio del derecho legítimo que tiene la iniciativa privada a prestar el servicio público de generación de energía. La conexión tiene el efecto de incentivar o impedir la competencia en el sector eléctrico.

El acceso a la red es un instrumento esencial para la apertura efectiva del sector eléctrico. Hoy lo estamos viviendo en la incorporación de fuentes renovables: al menos 1500 MW están esperando acceso a la red hace varios años, cifra que equivale a la meta de incorporación de renovables del Gobierno actual.

Las razones que durante los últimos 3 años vienen exponiendo reiteradamente las autoridades responsables, consisten en señalar la existencia de “restricciones” y “la necesidad de expansión del sistema” de forma genérica. Es decir, la entrada al estadio se quedó chica, pero en tres años no han definido el diseño de la ampliación mientras los equipos que quieren jugar se siguen acumulando en la entrada del estadio. Unos entran, otros no.

En el país existen diferentes sobrecostos en la tarifa de energía que representan alrededor de 20 mil pesos en la factura mensual. Una familia de estrato 1 o 2 tiene que gastar el equivalente a un salario mínimo diario, dos días de mercado o 10 viajes en Transmilenio, para pagar completa su factura de energía.

Las energías renovables prometen disminuir el costo de electricidad. Pero esto es algo que solamente podrán demostrar si se permite su ingreso masivo al país en condiciones reales de competencia. Para ello es necesario que dejen jugar a las renovables.

También es importante señalar otra realidad sobre el acceso a la red de energía en Colombia. En nuestra oficina, que es un bufete de abogados especializado en energía eléctrica, nos encontramos todo el tiempo con estudios de conexión que identifican posibilidades de conexión y luego vemos que la UPME señala conclusiones diferentes. Vemos todo el tiempo la exigencia de requisitos que no están expresamente establecidos en la regulación. ¿Quién tiene la razón? ¿Quién decide?

No se cuenta con mecanismos para dirimir diferencias de criterio entre las autoridades del Estado que administran la conexión y los proyectos interesados en conectarse. Tampoco se cuenta con una instancia que decida sobre estas diferencias.

Lea también: «Reunión clave entre empresarios y el Gobierno: en exclusiva, los cambios que evalúan para el relanzamiento de la subasta de energías renovables»

Dado el grado de especialidad de estas diferencias en sus aspectos técnico y jurídico, y la oportunidad con que se requieren estas decisiones, los jueces administrativos difícilmente son una solución eficaz. La CREG no tiene competencia en los casos señalados y quien dicta las normas no debería juzgar su aplicación.

Es el momento oportuno para considerar la creación de herramientas jurídicas modernas para asuntos de esta naturaleza. En Chile por ejemplo, a través de un Panel de Expertos compuesto por ingenieros y abogados, se resuelven con efecto definitivo este tipo de discrepancias y conflictos sobre aplicación de la legislación eléctrica.

Hemos visto con suficiente evidencia que en materia de energía en Colombia, como en el fútbol, también necesitamos un VAR.

*Juan José Angulo es Socio fundador de la firma Angulo Martínez & Abogados. Es abogado de la Universidad del Rosario y magíster en Derecho Administrativo de la misma Universidad. Ha dedicado más de 10.000 horas exclusivamente al sector de energía eléctrica y ha sido galardonado con las distinciones Leading Firm 2018 y Recommended Lawyer 2018 e incluido en el ranking de The Legal 500 con las mejores firmas del mundo. 

Un Comentario

  1. Avatar Julio César Angulo Salom dice:

    En verdad que si nuestro país no entra ya en la verdadera onda mundial del Mercado de las renovables haciendo mas amigable el ecosistema que bastante lo necesita nos quedaremos muy rezagadas y obvio, muy dificil ser competitivos en este nuevo frente energético

Dejanos tu comentario sobre este artículo

Volver a home

Ingresá tu email